México ¿Cómo vamos?
Expertos
Conoce a nuestros expertos
Los expertos opinan
 
15 de Octubre del 2018
El 30 de septiembre se publicaron los textos del próximo acuerdo comercial de Norteamérica (USMCA). ¿En cuáles temas específicos crees que el nuevo acuerdo beneficiará a México y cuáles representarán un reto? ¿Cómo deberá reaccionar la próxima administración para apoyar a los sectores menos beneficiados?
 
Manuel Molano
Opinión
Los capítulos de competencia, anticorrupción y empresas propiedad del Estado, son un gran avance, que sigue la redacción mucho más moderna de la Alianza Transpacífica. Sin embargo, los cambios en las reglas de origen para automotriz, y la incorporación de elementos laborales en el acuerdo, plantean muchos retos y riesgos para esa industria, que ha sido la campeona en atracción de inversión y generación de crecimiento económico. Creo que en esa industria es donde las políticas tienen que ser ingeniosas, para evitar que haya pérdidas de empleos e inversiones.
Rodolfo de la Torre García
Opinión
¿Se ha deteriorado la posición de México para comerciar con Estados Unidos y Canadá a raíz del USMCA? La respuesta es sí y es clave para entender que los beneficios marginales del nuevo acuerdo comercial, por más que el optimismo los resalte, no compensarán los retrocesos que involucra.
Los temas específicos donde se perciben avances (un tratado más amigable con el ambiente, las mejoras laborales y el comercio digital) no compensarán la mayor carga regulatoria en industrias clave como la automotriz. Incluso, la eliminación de la incertidumbre de corto plazo por conocer el contenido del tratado tiene asociada una mayor incertidumbre de largo plazo, con una duración de 16 años de lo acordado y revisiones prospectivas tras los primeros seis (aunque esto es menos incierto que los refrendos quinquenales con opción de salida que inicialmente planteaba Trump)
Es incierto el que una estrategia de negociación diferente, tomando mayor tiempo e involucrando de forma más cercana a Canadá, habría evitado el saldo negativo del nuevo acuerdo. Lo cierto es que la negociación realizada resultó en el deterioro de la integración comercial entre los tres países restándoles, en lo individual y como bloque, competitividad internacional.
Para la nueva administración no queda mas que fortalecer el mercado interno y los acuerdos comerciales con otros países para los sectores afectados.Sin embargo, también aquí hay poco margen de maniobra por las restricciones fiscales y las claúsulas del USMCA que pretenden inhibir el comercio con China.
El costo del triunfo negociador y politico de Trump ha sido, en último término, hacer menos atractiva la región para invertir. Es un golpe para el libre comercio en general y para México en particular que, para no ser pesimistas, podemos denominarlo " un gran reto".
Rodrigo García Verdú
Opinión
Entre los mayores logros de los negociadores mexicanos (y canadienses en los primeros dos puntos) se encuentran: (i) la extensión de la cláusula de caducidad automática (sunset clause) de cinco años, como originalmente pretendían los EE.UU., a 16 años, con revisiones cada seis años; (ii) la preservación del mecanismo de resolución de disputas (Capítulo 19); y (iii) haber evitado la imposición de aranceles estacionales a las exportaciones mexicanas de frutas y hortalizas, un sector en el cual el valor agregado es muy alto.

Entre las mayores concesiones de los negociadores mexicanos se encuentran haber accedido a: (i) imponer límites a la política comercial de México con terceros países; y (ii) un aumento en el contenido regional en la regla de origen del sector automotriz (de 62.5 a 75 por ciento) y a restricciones cuantitativas a la exportación de automóviles de México a EE.UU. pagando aranceles NMF, lo cual le restará competitividad al sector automotriz de Norteamérica.

México tiene varios retos: (i) acelerar la diversificación geográfica de su comercio para reducir su dependencia del mercado de EE.UU., a pesar de que se accedió, como parte del USMCA, a imponer límites a la política comercial con terceros países; y (ii) idear un mecanismo para asignar las cuotas de exportación entre las armadoras establecidas en México, y evitar con ello que se destinen recursos escasos a la búsqueda y captura de rentas. Las subastas de estos cupos de exportación, aunque tienen el inconveniente de aumentar el costo para las armadoras, son el mecanismo más transparente y eficiente. Además, dicho mecanismo tiene la ventaja de no discriminar en contra de nuevos entrantes. Naturalmente, las armadoras a las que les resulte más costoso cumplir con la nueva regla de origen tendrán la mayor disposición a pagar en las subastas por los cupos, lo cual lo hace un mecanismo eficiente.

Queremos saber más de ti y tu opinión sobre México, ¿Cómo Vamos?

 

Escríbenos a contacto@mexicocomovamos.mx

 

Conoce aquí nuestro aviso de privacidad.