México ¿Cómo vamos?
Expertos
Conoce a nuestros expertos
Los expertos opinan
 
15 de Abril del 2020
La pandemia del virus COVID-19 presenta una amenaza para la economía de las familias mexicanas ya que, además de los efectos sobre la salud de los mexicanos, ha causado que se el país se enfrente a una recesión económica este año. ¿Cuál de las siguientes medidas debería de tomar el gobierno para apoyar a los mexicanos?
Cancelar proyectos no urgentes (Dos Bocas, Tren Maya) y usar el dinero para afrontar la crisis
2
Disminuir impuestos para mitigar el impacto en familias y empresas
1
Dar apoyos económicos directos
1
Otra
11
 
Arturo Damm Arnal
Opinión
Disminuir impuestos para mitigar el impacto en familias y empresas - El reto más importante, y la mejor manera de ayudar a la gente, es preservar puestos de trabajo y fuentes de ingreso, para lo cual el gobierno debe ayudar fiscalmente a las empresas, exentándolas, por el tiempo que sea necesario, del pago de impuestos. La menor recaudación deberá compensarse, entre otras medidas, con la cancelación de la construcción de elefantes blancos como Dos Bocas, Trena Maya y Santa Lucía. Insisto: el reto más importante es preservar puestos de trabajo y fuentes de ingreso, para lo cual se requiere salvar empresas de la quiebra, todo ello en la medida de lo posible que, dadas las circunstancias, será menor que la deseada.
Arturo Fernández
Opinión
Otra - 1o Medidas para reducir la tasa de trasmisión del virus:
a) pruebas masivas aleatorias de infección a la población. Caurentena controlada a los infectados. b) Liberar la importación de kits de pruebas. c) Limitar actividades económicas con alta tasa de trasmitividad en vez de exigirlo a las no "esenciales". d) uso obligatorio de mascarillas a personas en trasporte público y gel disponible en el mismo, así como personas que prestan servicios a otras.
2o Restablecer precio de gasolina y diésel antes de COVID con un mayor IEPS para fortalecer finanzas públicas consolidadas afectadas por el desplome precio del petróleo y poder ofrecer un crédito fiscal del 50% de los salarios -hasta por dos salarios mínimos por trabajador- a las industrias cerradas por ser altamente trasmitisivas (hoteles, restaurantes, bares, centros comerciales, gimnasios, etc)
César Octavio Vargas Téllez
Opinión
Otra - En virtud del fuerte impacto que tendrá sobre la economía, tendría que se un conjunto de medidas entre las que se incluyen las 3 arriba citadas más otras adicionales.
Quizá de los megaproyectos del actual Gobierno, el menos viable es de Dos Bocas, sino cancelar, si debería de replantearse su calendario de construcción y el tamaño y alcance del proyecto. Los demás tienen un efecto multiplicador sobre la economía, el cual deberá estar reforzado por un nuevo y más grande plan nacional e infraestructuras, el cual tendrá un efecto multiplicador aún mayor.
Temporalmente este año si es importante aliviar la carga fiscal de las empresas, con el la condición y compromiso de no despedir trabajadores y aligerar o re programar el pago de ISR de las familias durante 3 meses.
A las familias de menores ingresos y quee stán en la economía informal si es importante tender una red de seguridad social, sobre todo para los que ese empelan en la economía informal, para ello se pueden usar temporalmente los padrones de programa Oportunidades más el reforzamiento de pensiones a discapacitados y adultos mayores.
Obviamente todo ello será necesario a través de mayor endeudamiento interno y externo, hoy en día el dinero es barato en los mercados internacionales y el endeudamiento externo es asumible para México, dada la aún baja relación Deuda/PIB. Sin embargo este endeudamiento, tendrá que se acompañado de un compromiso de hacer una reforma fiscal en un plazo máximo de dos años o menos, con el fin de elevar la presión fiscal, la cual es muy baja en México, incluso para los estándares latinoamericanos.



Gerardo de la Peña H.
Opinión
Otra - El Gobierno Federal debería de analizar todas las políticas que los gobiernos de los 192 países miembros del Fondo Monetario Internacional han realizado para limitar el impacto económico de COVID-19 (https://www.imf.org/en/Topics/imf-and-covid19/Policy-Responses-to-COVID-19). El Gobierno de México tiene diferentes restricciones vs el resto de los países (niveles de deuda, nivel de desarrollo, capacidad de recaudación, productividad, etc). Con base en las políticas que otros países están realizando y las restricciones del Gobierno de México, se podrían generar medidas muy puntuales para apoyar a los mexicanos ante la pandemia del virus COVID-19.

Gonzalo Hernández Licona
Opinión
Dar apoyos económicos directos - Sumando todas las fuentes de ingreso de las familias, el 65% proviene de ingresos del trabajo. Muchas personas siguen saliendo de sus casas pues necesitan conseguir el sustento diario a través de ventas, especialmente la población en el mercado informal en empresas micro, pequeñas, incluso mediana. El 95% de las empresas son micro.
Se anunció la contingencia sanitaria, se ha dicho atinadamente que no salgamos de las casas, se habla de comprar ventiladores y mejorar ciertos aspectos de los hospitales, pero ¿y el empleo apá??
Se necesitan apoyos al empleo, y a veces esto se hace vía la empresa. Es un error del presidente pensar q el apoyo a las empresas (micro, pequeña, mediana) para preservar empleo, es un apoyo a los ?ricos?. Así nos va a ir, ya nos está yendo, x pensar así.
El presupuesto de 2020 necesita ser modificado, el gobierno podría generar déficits temporales que tendrá que financiar a partir de 2021. Se podrían suspender temporalmente los grandes proyectos como Dos Bocas o el cuantioso apoyo a Pemex. El dinero debajo del colchón es para estos momentos.
Sin apoyo presupuestario, las personas seguirán saliendo de casa a buscar el sustento diario, por más contingencias de salud que se hagan y se transmitan en vivo y a todo color todos los días en horario estelar.
Juan Ignacio Gil - Antón
Opinión
Otra - Yo creo que se debe hacer un poco de todo. Definitivamente hay que fondear lo necesario para enfrentar el problema de salud de manera prioritaria, no es admisible que mueran personas que se pudieran salvar por mantener una negativa a endeudarse y sobre todo a gastar de mejor manera el dinero.
La recaudación se va a caer por la caída en la actividad económica y evidentemente el dinero no va a alcanzar. La recesión es un hecho, hay que buscar que sea lo menos fuerte y duradera posible.
Es indiscutible que en este escenario los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya y demás, que de por sí son cuestionables, no tienen ningún sentido ni económico ni social.
Apoyar a las empresas para que mantengan las fuentes de trabajo lo mejor posible es indispensable, si las empresas cierran, la pérdida de empleos será un lastre para muchos años, crecerá la pobreza en todas sus modalidades y se pondrá en riesgo la paz social.
En resumen, atender la urgencia sanitaria prioritariamente, pero al mismo tiempo atender la emergencia económica que seguramente durará más tiempo y podrá causar daños igual de graves a nuestro país.
A un gran problema una gran solución, no podemos pretender enfrentar un problema de este tamaño con aspirinas.
Luis Foncerrada
Opinión
Otra - Las tres, los recursos necesarios para compensar la caída en ingreso de las familias, requerirá que el gobierno inyecte a la economía no menos de 3 o 4 Puntos del PIB, además de las tres opciones, se requiere un endeudamiento importante adicional al que ya se tenía considerado. El Déficit de este año puede llegar a 6 o 7% del PIB, para llevar a cabo todo tipo de apoyos, de otra forma la caída del PIB, y el desempleo serán cifras no vistas antes. La pobreza, y por supuesto la mortalidad infantil que la acompaña y la delincuencia, serán de niveles no vistos ni en las crisis de 82 -83, 94-95, ni la de 08-09.
Magdalena Barba
Opinión
Otra - Dada la Crisis Económica que causará la pandemia del virus COVID-19 en la economía mexicana creo que la repuesta es tanto disminuir los impuestos, otorgar apoyos económicos directos y realizar inversiones directas en infraestructura necesaria para afrontar el problema de salud al que nos enfrentamos.
Rodrigo García Verdú
Opinión
Otra - El Gobierno tiene que realizar tres funciones esenciales para atender la crisis sanitaria, en ninguna de las cuales puede ser sustituido o remplazado (aunque sí puede u debe ser complementado) por el sector privado: (i) asegurar que la ciudadanía cuente con información veraz y oportuna acerca de la epidemia para que pueda actuar en consecuencia y auto protegerse (ello incluye una política apropiada para realizar pruebas y poder así estimar con precisión las tasas de prevalencia e incidencia); (ii) usar de forma inteligente y selectiva su capacidad de persuasión y ?de ser necesaria? su limitada capacidad de coerción, para hacer valer las órdenes de la autoridad sanitaria (Consejo de Salubridad General y la Secretaría de Salud) que restringen las acciones de la población destinadas a limitar o reducir la tasa de contagio; (iii) asegurar que el sistema de salud público cuente con los recursos (material, equipo, personal, etc.) necesarios para atender la crisis sanitaria, comenzando por garantizar la salud del propio personal médico; (iv) en la medida de sus posibilidades, implementar políticas monetaria y fiscal contracíclicas para atenuar el impacto de la crisis sanitaria en la actividad económica; y (v) coordinar las medidas de salud y económicas adoptadas por los distintos sectores (público, privado, sin fines de lucro) y órdenes de gobierno (federal, estatal y municipal), intentando asegurar que sean coherentes entre sí. En cuanto a las funciones (iv) y (v), el Gobierno tiene un papel fundamental en minimizar la disrupción a la cadena de pagos que vincula a los distintos agentes y sectores de la economía, lo que podría resultar que una falta de liquidez temporal derive en una crisis de insolvencia generalizada, con la consecuente destrucción de empleo y de la capacidad productiva de la economía.
Veronica E. Baz
Opinión
Otra - Las tres. Ante la coyuntura el gobierno debe volver a hacer las prioridades y ahí proyectos como el de Dos Bocas quizás ya no tengan cabida.
Se debe pensar en ampliar la base gravable pero tener un plan específico para esta contingencia que tenga principio y fin.
Y, de ser posible, se debe dar apoyos económicos directos a grupos muy específicos.
Carlos Serrano
Opinión
Otra - Me parece que estamos ante tiempos extraordinarios y, por tanto, se deben de adoptar medidas extraordinarias. Creo que hay que adoptar estas tres y otras más. Es necesario implementar una política fiscal contracílica de tal suerte que se pueda hacer una expansión fiscal que: i) fortalezca el sistema de salud; ii) minimice el número de empresas que desaparezcan (mediante créditos fiscales, que no aumentan la deuda pública); iii) minimice los despidos; y iv) proteja a la población más vulnerable. Para poder implementar esta política fiscal y reducir el consecuente efecto en aumento del riesgo país y posibles reducciones en la calificación, seria deseable acompañarla de anuncio de una reforma fiscal que aumente la recaudación y cuya entrada en vigor se de una vez concluida la contingencia. Además, es deseable que el Banco de México relaje la postura de política monetaria -entre otras cosa para facilitar la colocación de deuda interna por parte del gobierno federal, y la creación de una facilidad de liquidez de tal suerte que la banca comercial pueda otorgar financiamientos a las empresas en condiciones favorables a fin de evitar una contracción crediticia.
Montserrat Ramiro
Opinión
Cancelar proyectos no urgentes (Dos Bocas, Tren Maya) y usar el dinero para afrontar la crisis - No debería ser únicamente una de las opciones sino que por la magnitud del problema, la tres al mismo tiempo
Felipe Meza
Opinión
Otra - Un riesgo importante es que la reducción en ventas de las empresas, que genera un problema de liquidez, se vuelva un problema de solvencia. El riesgo es que cierren empresas que eran viables antes del choque. El gobierno debería intervenir para evitar que eso suceda, pues las consecuencias negativas sobre empleo e ingreso de los hogares serían mayores, y más persistentes. Voy a hacer una lista de propuestas. Algunas han sido mencionadas por varios analistas. Quiero aportar que falta pensar en lo que necesitamos hacer no solamente en 2020, sino también en 2021. El gobierno debería considerar:
1. Al menos posponer Dos Bocas, Tren Maya y Santa Lucía, proyectos que fueron comenzados sin una evaluación. Eso sería una fuente de recursos.
2. Posponer el pago de impuestos, para dar liquidez.
3. Dar apoyos directos, en particular a hogares que no tienen acceso al sistema financiero.
4. Proveer liquidez a empresas que tienen mayor dificultad para acceder al sistema financiero. El gobierno ha dicho que dará créditos a empresas, pero la cantidad total es muy pequeña comparada con el PIB.
5. Reducir las pérdidas financieras de Pemex.
Las propuestas requieren de recursos. Por tanto el gobierno necesitaría endeudarse. El gobierno ha dicho que no recurrirá a deuda, optando por reunir recursos a través de la liquidación de fideicomisos públicos. Pero de acuerdo a lo que he leído en reportes periodísticos, los recursos provenientes de liquidar fideicomisos reunirían efectivamente apenas 1 punto del PIB, muy poco ante la magnitud de la crisis.
Por tanto, estoy de acuerdo en una política fiscal expansiva, pero hay que tomar en cuenta que:
1. El cociente deuda pública/PIB aumentará aún sin expansión fiscal.
2. Ese cociente aumentaría aún más con emisión de deuda.
Tenemos que pensar hoy en cómo mantendremos bajo control deuda/PIB en 2021 y años posteriores. Las posibles soluciones son superávits primarios y una reforma fiscal.
Miriam Acuña Rodriguez
Opinión
Cancelar proyectos no urgentes (Dos Bocas, Tren Maya) y usar el dinero para afrontar la crisis -
Manuel Sánchez
Opinión
Otra - Establecer un ambiente favorable a los negocios, lo cual es fiscalmente atractivo y podría tener un mayor alcance que una política fiscal contracíclica basada en alivios transitorios.

Queremos saber más de ti y tu opinión sobre México, ¿Cómo Vamos?

 

Escríbenos a contacto@mexicocomovamos.mx

 

Conoce aquí nuestro aviso de privacidad.