México ¿Cómo vamos?
Expertos
Conoce a nuestros expertos
Los expertos opinan
 
10 de Septiembre del 2018
Actualmente, la inversión pública en México representa 3.1% del PIB. La próxima administración ha comentado que buscará incrementar esta proporción en dos puntos porcentuales. ¿A qué proyectos sugerirías que se destinara esta nueva inversión?
 
César Octavio Vargas Téllez
Opinión
Estudios recientes cada día son más contundentes sobre el hecho de que la inversión público es un detonante importante de la inversión privada,y el famoso efecto crowding out queda relativamente acotado.

Considerando lo anterior la inversión pública debe ir a sectores que más impacto tenga en la inversión privada y en consecuencia en el crecimiento.

Uno de los principales destinos de la inversión pública ha de ser en infraestructura de comunicaciones que aumenten la competitividad, autopistas, equipamiento de puertos, y aeropuertos. Algunas vías de de ferrocarril.

También la generación de energía eléctrica, para abaratar costos a la industria y más inversión de infraestructura en las llamadas zonas económicas especiales. Creación de algunas más incluido.

Impulsar la llamada red única y fortalecer más la inversión en ciencia y tecnología que este más vinculada con el sector productivo.
Para todo lo anterior hay que hacer una cuidadosa selección de proyectos que dentro de estás áreas de inversión que tengan los mayores impactos y dejar a un lado las decisiones políticas

David Kaplan
Opinión
No tengo una recomendación específica sobre los proyectos que deberían incluirse con el aumento de la inversión pública, aunque priorizaría la inversión en proyectos para las entidades federativas más rezagadas. Pero sí tengo una recomendación para que el retorno a la inversión pública sea mayor.

Coincido con el análisis de Santiago Levy. En particular, estoy convencido de que existe un conjunto de factores que penaliza la contratación de trabajadores asalariados formales, lo que genera una mala asignación de capital y trabajadores a empresas, reduciendo la productividad. Para fomentar el empleo asalariado formal, recomiendo:

1. Universalizar la seguridad social y desvincularla del mercado laboral.
2. Reducir el ISR para asalariados, especialmente para asalariados de bajos ingresos.
3. Reformar la Ley Federal del Trabajo para eliminar los juicios laborales largos y plagados de corrupción.
4. Aprovechar los avances tecnológicos recientes y combinar la información administrativa de las distintas secretarías para tener una fiscalización más eficiente y más uniforme, es decir, no incentivar que las empresas permanezcan pequeñas para evitar las inspecciones.
5. Fortalecer el poder de negociación de los trabajadores. Respecto a este punto, es importante destacar que el problema de monopsonio (cuando el empleador tiene el poder de negociación) es una falla de mercado que, además de reducir los salarios de los trabajadores, implica una reducción ineficiente del nivel de empleo.
Luis de la Calle
Opinión
Mayoritariamente transporte carretero y obtención de derechos de servidumbre para gas, ferrocarril, energía eléctrica y fibra óptica.
Fausto Hernández Trillo
Opinión
Creo que la pregunta está mal planteada, porque va a depender de la evaluación costo-beneficio social. Sin embargo, se puede adelantar que es tiempo de integrar al Sur con el resto del país, pero con proyectos con alto beneficio social que sobrepase el costo. Esto necesariamente implicará proyectos de infraestructura con visión de desarrollo económico integral y no solo económico como hasta ahora se ha hecho.
Gerardo de la Peña H.
Opinión
Aumentar la inversión pública de México es relevante ya que ésta podría ser un motor del crecimiento de nuestro país. Desde 1993 a la fecha, el promedio de la inversión pública/PIB ha sido 3.8%, en la presente administración esta razón ha sido de 3.7% y la máxima ha sido 6.8%. Respecto a qué proyectos destinaría dicha inversión, más que definir proyectos haría un análisis serio (retorno de la inversión) de las iniciativas, y con base en este análisis definiría el portafolio de proyectos de inversión que darían un mayor beneficio a nuestro país.
Isaac Katz
Opinión
Dado que el gobierno enfrentará una restricción presupuestal dura, sin márgenes mayores para endeudarse, los proyectos de inversión tienen que ordenarse de acuerdo a la rentabilidad social que tendrá cada uno de estos. Es necesario, en consecuencia,
elaborar una evaluación social, tomando en consideración el precio sombra de cada uno de los recursos que se utilizarían (mano de obra, divisas, tierra, etc.) y utilizar una tasa de descuento que refleje el costo de oportunidad social de los fondos públicos. Además, será importante evaluar asociaciones público - privadas en diferentes proyectos.
Sin tener un listado conocido de posibles proyectos habría que considerar inversión en transporte (carreteras, puertos y aeropuertos, terminándo el NAICM actualmente en construcción); comunicaciones (por ejemplo satélites de comunicación);, ampliación y modernización de planteles educativos y del sector salud, incrementar la capacidad de generación de energía eléctrica con fuentes hidrológicas y geotérmicas y ampliación de la red de ductos para gas natural hacia el sur del país.
Es necesario descartar proyectos con rentabilidad social negativa como son una nueva refinería y el ferrocarril turístico de la península yucateca.
Jonathan Heath
Opinión
En general, el gobierno entrante debería realizar estudios de impacto de cada proyecto y escoger los que aportan más. Sin realizar o conocer este tipo de estudios, cualquier sugerencia que demos sería al chilazo.
Intuitivamente, pensaría que el efecto multiplicador y de valor agregado del proyecto del NAICM se situaría a la cabeza de la lista.
Juan Ignacio Gil - Antón
Opinión
Infraestructura que tenga alta rentabilidad social, ya sea porque acerca comunidades a los servicios o porque permite generar empleos en regiones donde hoy la propia infraestructura no lo permite. debe hacerse un verdadero estudio de rentabilidad social de los proyectos, no responder sólo a ocurrencias.
Luis Foncerrada
Opinión
Las carencias de nuestro país son muchas en términos de infraestructura. Las prioridades deben ser definidas de acuerdo a un buen análisis de evaluación de los proyectos. De la evaluación social de los proyectos. Así se podrá discriminar entre ocurrencias y proyectos productivos y de rentabilidad social. Dados los recursos escasos de esta administración que inicia, es fundamental una cuidadosa evaluación: hospitales, escuelas, carreteras, puertos, aeropuertos, presas, etc.
Magdalena Barba
Opinión
Sin duda creo que la inversión se debería realizar en infraestructura, pero todos y cada uno de los proyectos tienen que ser evaluados desde punto de vista social. Invertir en carreteras, puertos, aeropuertos, red de comunicaciones es indispensable para un mayor crecimiento, siempre y cuando sean socialmente rentables.
Manuel Molano
Opinión
Si van a hacer infraestructura, que sea adentro de las ciudades.
Creo que la primera prioridad tendría que ser seguridad pública. Ojalá inviertan en tecnología (cámaras, redes, computadoras, software) para prevención del crimen. Ojalá no inviertan en patrullas, armas, espionaje.
Redes de agua potable podría ser otro destino útil de la inversión. Si los recursos no dan para tanto, pensemos en bebederos de agua en las escuelas. Pensemos en soluciones tecnológicas interesantes, como por ejemplo los sistemas que producen agua potable a partir de la humedad ambiental.
Pensemos en convertir el subsidio a los electrones que vende la CFE en subsidio a equipos de generación distribuida, especialmente para los hogares más pobres. Pensemos en inversión en las redes de transmisión y distribución eléctrica, que están muy rezagadas. Por ejemplo, en esquemas de prepago de electricidad, para que se puedan conectar usuarios como mercados sobre ruedas, pagando por la electricidad que usan.
Hay muchísimos tipos de infraestructura distinta a carreteras y trenes. Pensemos en inversiones inteligentes que lleguen a muchos más millones de mexicanos.
Rodolfo de la Torre García
Opinión
Los proyectos prioritarios deben ser aquellos que conecten a la región sur-sureste del país con los mercados nacionales e internacionales y que posibiliten su inserción económica en ellos con una mayor productividad y competitividad. Puertos, carreteras, ferrocarriles y telecomunicaciones serían las inversiones clave, las cuales deben ser complementadas con una mayor inversión en capital humano. Por razones de equidad y de eficiencia, este debe ser el foco de la nueva inversión pública.
Rodrigo García Verdú
Opinión
La teoría económica establece que la inversión pública debe limitarse a dos casos: (i) bienes públicos, esto es, aquellos bienes cuyo consumo es no rival (mi uso de una idea innovadora no disminuye el uso que otros pueden hacer de la misma) ni puede excluirse el consumo individual (un ejemplo clásico es la defensa nacional); (ii) proyectos de infraestructura donde existan externalidades. La existencia de fallas de mercado es necesaria, pero no suficiente, para justificar la intervención pública. Es necesario también que la intervención pública sea capaz de internalizar dicha externalidad o corregir la falla de mercado. En casos en donde no hay restricciones legales a la inversión privada ni existen externalidades, como en el caso de las refinerías, no hay razón para que invierta el gobierno. Puede argumentarse la existencia de supuestas externalidades, pero en el fondo la política que se persigue es otra: sustituir importaciones de gasolinas y otros derivados.

Yo invertiría en cambio en infraestructura ?suave?, como son los sistemas de impartición y procuración de justicia (por ejemplo, el desarrollo de sistemas de reclutamiento y selección transparentes, imparciales y meritocráticos y de capacitación efectivos para los agentes del ministerio público y los juzgadores, desarrollo de laboratorios criminalística y forenses, etc.). No importa qué tan socialmente rentable sean las inversiones para mejorar el estado de derecho y el imperio de la ley, ningún particular tiene incentivo para realizarlas y, por tanto, puede sustituir al Estado en esta función.
Veronica E. Baz
Opinión
"Inversión" es diferente de "gasto" porque el objetivo es que estos recursos generen más valor. "Público", a diferencia de "privado", se refiere a dinero recaudado y utilizado en búsqueda del bien común y no de intereses particulares (obras, servicios, infraestructura, etc.). Las mejores inversiones serán aquellas que atiendan la inequidad y construyan un entorno seguro y donde prevalezca el Estado de derecho, dando así confianza a los inversionistas. En términos de inversión, se me ocurren cuatro acciones que pueden tener un beneficio directo y concreto hoy: aumentar la edad de embarazo en las mujeres, tener educación de calidad con horario extendido para las madres que trabajan, atender todas las deficiencias que pueda haber en la primera infancia y formalizar a las trabajadoras del hogar (comenzando por el convenio 189 de la OIT).
Félix Vélez Fernández Varela
Opinión
Hay que evaluar los proyectos, calcular su valor presente neto y elegir aquellos cuyo valor sea más elevado. Lo malo es seleccionarlos por puro "feeling" u ocurrencias. Por esto último la calidad de la inversión pública en México es baja. Evitar también financiar proyectos en los que después no se piense cobrar, pues nunca se recupera la inversión, con la importante excepción de los bienes públicos, por la no rivalidad y no exclusión de sus beneficios.
Rafael Mac Gregor
Opinión
Se requiere un marco de referencia robusto de infraestructura realizado por ingenieros y financieros. Programa de infraestructura nacional. O portafolio de infraestructura
Qué tipos de infraestructura concursan?
Qué criterios de valuación se usarán?
Qué beneficios directos e indirectos generan?
Qué Capex requieren los proyectos actuales?
Qué cantidad se puede invertir?
Cuál es la participación del sector privado/ los mercados. en el programa
Un análisis de riesgos y beneficios de cada proyecto.
Con la información anterior se minimizarán lo errores.
P.d Lo anterior supone personal con experiencia y calificación para la tarea anterior. (Normalmente no son baratos) pero ahorran mucho dinero a largo plazo.

Saludos
Carlos Serrano
Opinión
Creo que se deberían destinar a tres rubros que son los que mayor impacto pueden tener en la tasa de crecimiento futuro y en el bienestar de la población: i) construcción y modernización de escuelas; ii) construcción y modernización de hospitales; y iii) mejorar la infraestructura portuario (sobre todo en costas del pacífico) y en carreteras que conecten el sur con el centro del país. Pienso que el tren de la península de Yucatán no debería ser una prioridad. El tren México-Toluca tampoco lo debió haber sido, pero, dado el grado de avance que muestra, también debería de completarse.

Queremos saber más de ti y tu opinión sobre México, ¿Cómo Vamos?

 

Escríbenos a contacto@mexicocomovamos.mx

 

Conoce aquí nuestro aviso de privacidad.